Garantizar la soberanía alimentaria y energética, el agua y la salud de los pueblos. Construir democracia y soberanía de los pueblos desde abajo Defender los bienes comunes y respetar la naturaleza. Afirmar los derechos de las mujeres y la autodeterminación. Respetar la cultura, la espiritualidad y la diversidad del arendizaje... Construir economías basadas en la solidaridad y el trabajo decente. Juventud
EspañolES EnglishEN
COP26 - Los financiadores de los contaminadores al mando: Una cumbre climática crucial se está convirtiendo en el mayor fraude financiero de la historia

Este informe desvela el giro de Net.Zero y explica cómo las grandes empresas han secuestrado la mesa de decisiones a nivel gubernamental mundial.

En la cumbre sobre el clima que se celebrará en Glasgow, los delegados estudiarán por primera vez cómo reformar los mercados financieros para garantizar que los flujos financieros sean "coherentes con una vía hacia las bajas emisiones de gases de efecto invernadero y un desarrollo resistente al clima". Sin embargo, la propuesta que está sobre la mesa no es que los gobiernos se embarquen en un ambicioso proceso de reforma para evitar que las empresas financieras realicen inversiones que pongan en peligro el futuro del planeta.

La propuesta de 31 páginas sobre Finanzas Privadas, redactada para la COP26 por Mark Carney, asesor especial del Primer Ministro del Reino Unido y del Secretario General de la ONU, se basa en ideas desarrolladas por los propios grandes actores de los mercados financieros. No es de extrañar, pues, que la autorregulación esté en el centro de las propuestas. Pero la cosa se pone peor. Las propuestas no sólo han sido desarrolladas por empresas como JP Morgan Chase, BlackRock, BNP Paribas y otras empresas financieras con un fuerte compromiso con los combustibles fósiles, sino que muchas de estas mismas empresas también liderarán el seguimiento de la COP26. De hecho, tal y como están las cosas, los gobiernos no están llamados a hacer nada sustancial sobre las finanzas privadas y el clima después de la cumbre: las empresas financieras se encargarán de ello.

El billete para que las empresas financieras formen parte de la coalición que dirigirá el seguimiento de la COP26 es un compromiso de "cero neto para 2050", es decir, la neutralidad del carbono dentro de tres décadas. La vaguedad de este compromiso deja la puerta abierta a cómodas lagunas, y a que las empresas hagan poco o nada para reducir sus emisiones de carbono durante años. En resumen, aunque una empresa financiera siga invirtiendo masivamente en combustibles fósiles, puede ser incluida activamente en la agenda de la ONU sobre finanzas privadas y cambio climático.

Lamentablemente, la COP26 parece que se convertirá en el mayor evento de lavado verde financiero de la historia, en el que la tendencia a la captura corporativa del sistema multilateral de la ONU alcanza un nuevo nivel.


Volver