Garantizar la soberanía alimentaria y energética, el agua y la salud de los pueblos. Construir democracia y soberanía de los pueblos desde abajo Defender los bienes comunes y respetar la naturaleza. Afirmar los derechos de las mujeres y la autodeterminación. Respetar la cultura, la espiritualidad y la diversidad del arendizaje... Construir economías basadas en la solidaridad y el trabajo decente. Juventud
EspañolES EnglishEN
¡Salud Pública, de una vez por todas!

Este artículo, publicado por Public Services International, contiene la nota conceptual, que ofrece una visión general de la evolución de la campaña de respuesta de el PSI Covid19: Salud Pública, de una vez por todas! Echa un vistazo a la primera fase de esta campaña - "Trabajadores seguros salvan vidas" - en la plataforma People Over Profit.

El brote global de COVID-19 está impactando a todo el mundo y muchos aspectos de nuestra vida. Los lugares de trabajo, escuelas, culto y tantos otros lugares públicos han sido cerrados por los gobiernos, en un intento de retardar la propagación de la infección. Si bien esto no excusa el letargo inicial de la mayoría de los gobiernos en reaccionar, no se puede reprochar la necesidad de tomar medidas firmes para detener esta pandemia.

Décadas de un modelo global de desarrollo que prioriza el lucro por encima del pueblo sentaron las bases de la actual crisis sanitaria, social y económica de proporciones catastróficas. Años de recortes en el gasto público en salud y privatización minaron la preparación para la crisis. La informalización de las relaciones laborales y la erosión de los sistemas de bienestar social han hecho que el trabajo precario sea cada vez más la norma, teniendo como consecuencia que las medidas necesarias para frenar el brote sean más difíciles para millones de personas.

Esta pandemia es definitivamente una crisis de la salud pública. Pero es igualmente una crisis social y económica que muestra los peligros que se plantean a la humanidad cuando el mercado de valores tiene prioridad sobre el estado de bienestar de la gran mayoría de la población humana. Momentos de consecuencias monumentales como este son puntos de inflexión históricos. La forma en que respondemos determina si la sociedad se hunde o se eleva.

La nueva pandemia de coronavirus (COVID-19) plantea un desafío de proporciones históricas para la humanidad. La propagación mundial del brote ha sido exponencial. Y, podría estar todavía lejos de alcanzar su pico. Se estima que entre el 40 y el 70 porciento de la población mundial estaría infectada si no se toman urgentemente medidas decisivas de gran alcance. Con una tasa mundial estimada del 5,7%, significa que podrían morir entre 118 milliones y 311.2 milliones de personas.

Lamentablemente, si bien se han realizado esfuerzos para combatir "los inquietantes niveles de propagación y gravedad" de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud también ha expresado su gran preocupación por "los alarmantes niveles de inacción", que podemos observar en varios países por parte de los gobiernos.

Según el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus; "en algunos países el nivel de compromiso político y las acciones que demuestran ese compromiso no se corresponden con el nivel de la amenaza a la que todxs nos enfrentamos". Muchos países están tomando acciones para enfrentar la pandemia. Sin embargo, otros gobiernos no han adoptado medidas para proteger adecuadamente la salud de sus ciudadanxs, incluida la seguridad y la salud ocupacional de lxs trabajadorxs que prestan servicios de salud pública y de emergencia sumamente necesarios.

Por ejemplo, mientras que países como Corea del Sur, Japón, Dinamarca, Francia, España, Alemania, Israel e Italia han adoptado medidas para garantizar la seguridad física y el bienestar socioeconómico de los residentes (incluida la remuneración de lxs trabajadorxs en cuarentena o con licencia en la mayoría de esos países, y la requisición de instalaciones de salud privadas, por ejemplo, por el gobierno español), algunos de los países más ricos del mundo han adoptado más bien medidas para proteger su economía sin establecer medidas adecuadas de salud y protección social. El gobierno de los Estados Unidos por sí solo, por ejemplo, se comprometió rápidamente a ahorrar hasta 1,5 millones de dólares para salvar a los mercados, mientras que pasaron semanas antes de aprobar un proyecto de ley de respuesta sanitaria inadecuada.

Para el artículo completo: https://publicservices.international/resources/news/public-health-br-once-and-for-all-?id=10648&lang=es

Créditos de la foto: https://publicservices.international/resources/news/public-health-br-once-and-for-all-?id=10648&lang=en


Volver